Se conoce de la existencia de esta casa ya en el siglo XVI, en el libro
  • "Visitar La Granada de San Juan de Dios"
  • de Matías de Mina y Salvador. Su dueño en aquel momento era D.Juan de la Torre, señor de Vélez de Benaudalla y del lugar de Lagos, tesorero de la Casa de la Moneda de Granada.

    San Juan de Dios, santo muy venerado y querido en Granada, tuvo un gran apoyo en la familia de D. Juan y se conocen hechos de verdadera amistad y aprecio para San Juan de Dios y su obra. Incluso alguno de los hijos de D. Juan declararon en su proceso de beatificación.

    Uno de los hijos de D. Juan de la Torre es Onofre Hurtado de Mendoza, virtuoso sacerdote granadino, nacido en 1.561, fue narrador de un hecho protagonizado por San Juan de Dios ante las puertas de la casa, que tuvo mucha difusión por toda Granada.

    De ahí probablemente se justifique el oratorio publico erigido por D. Juan en la casa en 1.546, presidido por la hornacina de San Onofre, que se atribuye en ciertos textos a Machuca y en otro a Siloé. Consiste en un edículo jónico que alberga un hueco avenerado con el alto relieve del santo. En el frontal de la mesa del altar se puede leer:" esta capilla de la advocación de San Onofre mando hacer Juan de la Torre, señor de Vélez de Benaudalla".

    Procedente del antiguo retablo, quedan cinco tablas con el calvario de S. Vicente, S. Francisco y los santos Juanes Bautista y Evangelista, notables por su hermoso colorido como por su dibujo, que descubre a la escuela italiana y que tal vez pintado por el célebre Machuca.

    Pero si los granadinos tienen alguna referencia de este hermoso palacete ya en nuestros días, es por el alcalde D. Manuel Sola. Perteneciente a una larga saga de jurisconsultos y alcaldes, y moradores de esta casa, sabemos, a finales del siglo XIX, de su abuelo D. Eduardo Rodríguez Bolívar a quien D. Manuel Gómez Moreno dedica su Guía de Granada. En dicha guía dedica algunas páginas a la capilla de San Onofre. También su hijo, D. Manuel Sola Segura fue corregidor de esta ciudad.

    D. Manuel Sola Rodríguez Bolívar fue alcalde de Granada desde 1.953 hasta 1.968. Su fama de hombre elegante y de finas maneras fue su mejor carta de presentación en todos los ámbitos de la política nacional del momento.

    Por ello no es de extrañar que los vecinos mayores de la cuesta, cuenten como vieron en alguna ocasión asomado por los balcones de la casa a la Duquesa de Alba o al General Franco.

    Entre sus ilustres huéspedes se encuentran también el príncipe Rainiero con su esposa la princesa y actriz Grace Kelly, Hussein de Jordania, o el sha de Persia con su esposa Soraya.